Siempre he creído que el peor enemigo de un artista es la frustración y la desesperación de no encontrar en su obra la perfección que busca. Pero más aún el peor enemigo que existe es el deseo de renunciar, el ver que no conseguirás lo que siempre añoraste, el ver que no eres capaz de cargar con lo que te has puesto sobre los hombros; pero la razón por la que sobrevivimos y conseguimos lograr lo imposible, es por que justamente siempre perseguimos imposibles sin importarnos si es incluso algo real.

Como conclusión solo quiero decir que los artistas somos los que hacen las cosas imposibles posibles, no importa si lo hacemos con pinceles, letras, sonidos, formulas matemáticas, o moléculas subatómicas.

Justo con ese pensamiento he seguido una creciente disciplina en mis expresiones artísticas. Esto es lo que he conseguido en el último mes

ImagenImagenImagen

Anuncios