Siempre que se busca por un buen trabajo uno corre riesgos. La situación económica del país y del mundo no favorece el que los artistas jóvenes consigan entrar a su mercado rápidamente; si a eso se le agrega la falta de interés de invertir en la cultura y que los concursos para becas están en su mayoría influidas por el compadrazgo o el dinero . Sobrevivir en este ámbito se vuelve muy complicado.

Así que si se pasean por las plazas de Coyoacán y la colonia Roma probablemente me vean vendiendo pinturas y poemas. Por lo menos hasta que pueda pagar mi cuota de entrada a algún tianguis de arte.

Esta ves en lugar de algún adelanto o la muestra de una obra terminada los dejaré con estos versos.

Del cenit de aquella torre erguida sobre su esqueleto de acero y piel de arena cristalizada

sin carne que envuelva sus ojos, observa detenidamente la ilusión de un pueblo virreinal de troncos plantado

bajo esas melenas verdes, no logra divisar la vida de las familias prestigiadas que se pasean con todo el séquito de indígenas subyugados por una virgen.

¿Quién es esa virgen tan tirana que reprime los furores del antiguo imperio en medio del lago?, ¿donde quedo el orgullo de la carne del maíz?

Ya no somos de maíz, ya no somos de barro, ya no somos los antiguos humanos. Somos la nueva raza, la unión de todos los santos y ritos, somos cósmicos, somos la raza cósmica.

Un sonido metálico aleja mi delirio, es la puerta por la que entra la huesuda a recordarme que no debo ver más allá de su designio

un viento aleja las palabras de victoria que le respondía y junto con el casi desaparece mi aliento

me quedo observando fatigado por el vértigo aquel vacío que me separa del suelo, y me pregunto ¿Viviré un día más?

Anuncios